Cómo Pescar al Vivo

La pesca con carnada viva es, sin lugar a dudas, una de las más productivas. Resulta sumamente interesante sacar una pieza de su medio y usarla directamente para atraer a otra, resultando esto es una oportunidad magnífica para hacer una pesca verdadera me te animada.

Algo que se debe acotar es que la pesca al vivo suele darse en la pesca de costa, ya que, en la pesca continental, las normas que regulan la misma suelen limitarla.

Cómo pescar al vivo
Cómo pescar al vivo

¿Por qué resulta ventajoso la pesca al vivo?

Revisemos algunas de las ventajas que destacan de la pesca al vivo:

  • Para los peces de buen tamaño, el tener cebo fresco, justo como lo están buscando es lo ideal para asegurar su captura.
  • Nada puede imitar mejor el movimiento natural que la carnada vida. Si se hace un buen enganche, esta realizará su nado de manera regular, y será mucho más sencillo que el depredador se interese.
  • La variedad de carnada viva que se puede usar es diversa, pero suele servir para un amplio espectro de peces de interés deportivo.

¿Qué tipo de cebos vivos son los más comunes de uso?

Como mencionamos, son muchas las opciones de cebo vivo que se pueden usar, entre las que más destacan tenemos:

  • Sardinas, una de las preferidas, especialmente para la pesca de túnidos
  • Jureles, que resultan perfectos para atraer especies como la lubina.
  • Caballas que son perfectas para buscar meros, pargos o dentones.
  • Calamares, pulpo, sepias y choco.
  • Mojarras
  • Estorninos

Montaje de aparejos a cebos vivos

  • De más está decir que se debe ser muy cuidadoso al montar el anzuelo, buscando no dañar ningún órgano
  • La colocación del anzuelo debe hacerse rápidamente, esto para que estén el menor tiempo posible fuera del agua.
  • Se debe usar un anzuelo acorde al tamaño del pez cebo.
  • Para guiar la cabeza, debemos colocar el anzuelo en la parte superior del lomo, en una zona dura que no permita que se suelte mientras dure la pesca.
  • Cuidar también la espina dorsal del pez.
  • Colocar el mínimo de anzuelos posibles, esto para que no interfiera en su nado y que pueda sobrevivir el tiempo que dure la sesión.

La pesca al vivo

Cuando se está pescando al vivo, siempre se debe tener la mirada puesta en la caña/línea, esto porque debemos estar siempre pendientes de aquello que nos dé un indicio de una posible picada.

No olvidemos que cuando el sebo siente el peligro, transmitirá movimientos enérgicos ya que está tratando de huir.  Por eso es fundamental estar pendiente de la caña para que cuando esto suceda clavar en el momento más adecuado.

Cuando la pesca se hace desde embarcación se recomienda tener lo mejor conservada posible la carnada. Cambiar el agua y revisar constantemente este vivero para tener siempre a mano y en buen estado estas piezas.

No olvidemos que, si realmente queremos tener una pesca prolífica, la pesca al vivo nos garantizará eso, además que nos ahorrará muchos movimientos que será necesario hacer cuando se usan señuelos artificiales. Esta es, a la final, una oportunidad para pasar un buen día de pesca, primero buscando esas carnadas y luego sí, a por el pez mayor.