La Pesca Artesanal del Coral Rojo

El coral rojo (Corallium rubrum) es una especie endémica del Mediterráneo, que también tiene presencia en el Atlántico y que tiene un enorme valor desde el inicio de la humanidad. Gracias a sus destacados colores y muy hermosa forma, resulta un producto muy atractivo para diferentes industrias, entre las que destacan la joyería.

Este tipo de coral alcanza cifras estratosféricas. Apenas un kilo de este puede llegar a ser cotizado en unos 5000 euros. No por nada su alta pesca y, por ende, las leyes que protegen a la misma.

La pesca de tipo artesanal es una modalidad que permite hacerse de buenas piezas que son muy bien comercializadas y que otorgan un medio de sustento a un buen grupo de personas. Revisemos algunas consideraciones sobre la pesca artesanal de coral rojo, los peligros y las medidas que las organizaciones mundiales toman respecto a esto.

La Pesca Artesanal del Coral Rojo
La Pesca Artesanal del Coral Rojo

La Pesca Artesanal del Coral Rojo

La pesca de este tipo de coral constituye un verdadero reto para los pescadores que la realizan. Esto porque en algunas zonas hay que descender mucho para poder conseguir el mismo y se debe pasar algún tiempo sumergido para lograr un buen número de ejemplares.

En los países que tienen un mejor control de la pesca de coral rojo, diversas localidades emiten las respectivas licencias de pesca profesional, apenas unas 12 a 30 en algunas zonas específicas de España, Cataluña, por ejemplo. Hay una limitación de profundidades a las que el pescador puede hacer la pesca y esta corresponde a los 50 y 80 metros dependiendo del país/localidad.

La feroz explotación provoca que muchos ejemplares presenten tamaños pequeños, ya que la pesca misma no les da tiempo de crecer. Una colonia de coral puede tardar décadas en recuperarse por completo.  

Protección del coral rojo contra la pesca indiscriminada

Actualmente la especie es considerada como una de tipo vulnerable. Además de la pesca hay otros factores que están perjudicando la vida del coral rojo: la contaminación del agua y el aumento de la temperatura del agua de mar y océanos.

La propia Comisión General de pesca del Mediterráneo es uno de los organismos encargados de velar por la supervivencia a largo plazo del coral rojo. Junto a otras se encarga de supervisar la recolección del coral y que este se haga de manera adecuada y sostenible.

Algunas de estas limitaciones, además de la profundidad de pesca, también incluyen: cantidad de kilos de pesca, la veda de pesca y en las épocas posibles de captura hacerla solo durante la semana laboral, dejando los fines de semana libre de la actividad

Con estas medidas no solo se vela por el propio coral, sino el importante rubro pesquero y los sectores que se benefician de esta pesca y que pueden ver perjudicada su labor si no se controla la pesca indiscriminada.

Gracias a estas políticas la recuperación de algunas zonas donde se encuentra el coral rojo se ha regenerado poco a poco. Esto resulta una excelente noticia porque permite garantiza la vida de la especie y la propia supervivencia del pescador artesanal y todos los que se benefician de esta práctica.